La elección de la ubicación para la instalación de una terminal portuaria es una de las decisiones más importantes para el éxito de un proyecto portuario.

La elección de la ubicación para la instalación de un terminal portuario, llamada “site selection”, es una de las decisiones más importantes para el éxito de un proyecto portuario. Cuanto más acucioso sea el estudio de selección de sitio, mayores serán las posibilidades de factibilidad del proyecto.

El emplazamiento ideal para construir un puerto, entre otras características, tiene: una profundidad adecuada, resguardo de las olas y corrientes marinas, buenas condiciones de acceso logístico y estar próximo a zonas con demandas de exportación e importación. Estas particularidades, además de influir directamente en el costo de implementación del proyecto, son un factor relevante en la definición de factibilidad del proyecto y están directamente relacionadas con el atractivo de la ubicación del puerto.
En Brasil, el inicio de la construcción de puertos comenzó cuando aún éramos colonia portuguesa. Por lo tanto, cabe imaginar que los mejores lugares ya han sido elegidos. Esto refuerza aún más el cuidado necesario al elegir el lugar donde existe la intención de construir un puerto.

El desarrollo de instalaciones portuarias para uno o varios usuarios debe comenzar con un estudio comercial o de factibilidad de mercado. Éste debería mostrar las necesidades y oportunidades para embarque y desembarque a través del tiempo en una región particular, tipos de productos y capacidades respectivas.

Luego, el estudio pasa por la definición de los tipos de buques y las frecuencias que deben ser consideradas en la terminal, y para casos de múltiples usuarios, la mezcla de materias primas e instalaciones asociadas. Para ello, se debe tener en cuenta la flota mundial de buques, así como las tendencias de evolución de dicha flota y mercados asociados.

Una vez que se haya establecido la factibilidad comercial del nuevo proyecto, el siguiente paso es determinar la construcción de la instalación. Para esto se deberá llevar a cabo un estudio de trade-off para establecer qué tipo de instalaciones son las más adecuadas; instalación cercana a la costa o una instalación costa afuera a la que se accede por un espigón, es necesario dragar, se necesita un rompeolas, se necesitan instalaciones de apoyo como remolcadores o barcazas. Los estudios de trade-off permiten un enfoque cuantitativo para evaluar la disposición general óptima de la instalación. Una vez establecido esto, se puede generar el programa de costos y desarrollo.

Desde el punto de vista logístico, se deberá poner atención sobre la distancia y calidad del acceso al futuro puerto, camino, línea férrea o tubería. Adicionalmente, es esencial identificar la disponibilidad de áreas onshore para la construcción del terminal, almacenamiento de los productos y futuras expansiones. simulaciones computacionales pueden ayudar a definir la solución logística.

Para concluir, un estudio de impacto ambiental podrá orientar sobre las dificultades en la obtención de permisos e identificar las acciones necesarias para mitigar dichos impactos.

En Ausenco, poseemos el conocimiento técnico necesario para ayudar a nuestros clientes a considerar todos los requisitos conocidos y potenciales para la definición del plan maestro óptimo para el proyecto, incluyendo planificación de escenarios de expansión, simulaciones dinámicas, análisis de datos onshore y offshore y soluciones reales en manejo de graneles.

Para saber más sobre los cuidados necesarios en la elaboración de un estudio de selección de sitio, contacte a Leonardo Guimarães. 

;